14.7.12

Try a 30 day challenge.


Escuchar inglés. Matt Cutts is an engineer at Google.

A few years ago, I felt like I was stuck in a rut, so I decided to follow in the footsteps of the great American philosopher, Morgan Spurlock, and try something new for 30 days. The idea is actually pretty simple. Think about something you've always wanted to add to your life and try it for the next 30 days. It turns out, 30 days is just about the right amount of time to add a new habit or subtract a habit -- like watching the news -- from your life.

There's a few things I learned while doing these 30-day challenges. The first was, instead of the months flying by, forgotten, the time was much more memorable. This was part of a challenge I did to take a picture every day for a month. And I remember exactly where I was and what I was doing that day. I also noticed that as I started to do more and harder 30-day challenges, my self-confidence grew. I went from desk-dwelling computer nerd to the kind of guy who bikes to work -- for fun. Even last year, I ended up hiking up Mt. Kilimanjaro, the highest mountain in Africa. I would never have been that adventurous before I started my 30-day challenges.

I also figured out that if you really want something badly enough, you can do anything for 30 days. Have you ever wanted to write a novel? Every November, tens of thousands of people try to write their own 50,000-word novel from scratch in 30 days. It turns out, all you have to do is write 1,667 words a day for a month. So I did. By the way, the secret is not to go to sleep until you've written your words for the day. You might be sleep-deprived, but you'll finish your novel. Now is my book the next great American novel? No. I wrote it in a month. It's awful. But for the rest of my life, if I meet John Hodgman at a TED party, I don't have to say, "I'm a computer scientist." No, no, if I want to, I can say, "I'm a novelist."

So here's one last thing I'd like to mention. I learned that when I made small, sustainable changes, things I could keep doing, they were more likely to stick. There's nothing wrong with big, crazy challenges. In fact, they're a ton of fun. But they're less likely to stick. When I gave up sugar for 30 days, day 31 looked like this.

So here's my question to you: What are you waiting for? I guarantee you the next 30 days are going to pass whether you like it or not, so why not think about something you have always wanted to try and give it a shot for the next 30 days.


Vocabulario.
I was stuck in a rut - when you feel you are not advancing and life is a boring routine.

follow in the footsteps of - seguir los pasos de alguien.

it turns out (phrasal verb: turn out) - resultar.

desk-dwelling computer nerd - un empollón que vive en el despacho

guy - tío

I ended up (phrasal verb: end up)

I also figured out (phrasal verb: figure out) - darse cuenta, hacerse una idea

from scratch - desde cero

likely - probably

stick - aquí; tener éxito

a ton of = a lot of



Una traducción.
Hace unos años, sentí como que estaba atrapado en la rutina, entonces decidí seguir los pasos del gran filósofo americano Morgan Spurlock e intentar hacer algo nuevo durante 30 días. La idea es bastante simple. Pensad en algo que siempre habéis querido añadir a vuestras vidas e intentadlo durante los próximos 30 días. Resulta que 30 días es la cantidad de tiempo justa para añadir un nuevo hábito o quitarlo, como ver las noticias.

Hay muchas cosas que aprendí haciendo estos desafíos de 30 días. La primera fue que, los meses, en vez de pasar volando y olvidados, el tiempo era mucho más recordable. Esto fue parte de un desafío que hice de tomar una foto todos los días durante un mes. Y recuerdo exactamente dónde estaba y qué estaba haciendo cada día. También noté que al hacer más desafíos de 30 días y cada vez más difíciles mi confianza en mí mismo aumentó. Pasé de ser un empollón que vive en el despacho, a ser una persona que va en bicicleta al trabajo, ¡por diversión! Incluso el año pasado, subí al Kilimanjaro, la montaña más alta de África. Nunca había sido tan aventurero hasta que comencé mis desafíos de 30 días.

También descubrí que si una persona quiere algo lo suficiente, puede hacer cualquier cosa durante 30 días. ¿Habéis querido escribir una novela alguna vez? Cada noviembre, decenas de miles de personas, intentan escribir su propia novela de 50.000 palabras, de cero, en 30 días. Resulta que todo lo que tenéis que hacer es escribir 1,667 palabras al día durante un mes. Así que, lo hice. El secreto es no dormir hasta que hayas escrito las 1.667 palabras cada día. Puede que durmáis menos, pero terminaréis la novela. Ahora, ¿es mi libro la próxima gran novela americana? No. Lo escribí en un mes. Es malísimo. Pero durante lo que me queda de vida, si me cruzo con John Hodgman en un fiesta de TED, no tengo que decir, "Soy informático". No, no, si quiero, puedo decirle: "Soy novelista".

Esta es la última cosa que quiero mencionar. Aprendí que cuando hago cambios pequeños, sostenibles, las cosas que puedo seguir haciendo, tengo más probabilidades de que sean éxitos. No hay nada malo en los desafíos grandes y locos. Realmente, son súper divertidos. Pero es menos probable que tengan éxito. Cuando dejé el azúcar durante 30 días, el día 31 fue así. (foto) Risas

Así que esta es mi pregunta para vosotros: ¿Qué estáis esperando? Os garantizo que los próximos 30 días pasarán si os guste o no. Entonces, ¿por qué no pensar en algo que siempre hayáis querido probar y darle una oportunidad durante los próximos 30 días?



Curso ingles online. Escuchar inglés con Listening en ingles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada